Vivo profesional autodidacta (y músico también)

Un AVE FENIX debería comenzar a extrañarse en la segunda ocasión de tener que de levantarse inopinadamente sobre sus imposibles restos. Según su MITO con una vez el trabajo estaría cumplido… A la tercera sentiría un cierto mosqueo. Pronto empezaría por, sucesivamente, sentir hastío, acaptación…Y, dependiendo de su particular naturaleza _suponiendo que tal pájaro estuviera dotado de personalidad propia_ acabaría ironizando o agradeciendo. Claro es que contemplar repetidamente los feos restos de uno mismo puede suponer una prueba. De necesitar ganas de vivir contra corriente. Contando con el optimismo natural de las ganas de SER; de la fuerza vital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s